Nuestras reflexiones sobre la jornada “Empresa y Medio Ambiente” de la Junta de Castilla y León, que reconoce el esfuerzo de integración ambiental de las empresas

20 Dic2016

20161219_120448Ayer asistimos a la jornada “Empresa y Medio Ambiente”, organizada por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente (JCYL), y queremos compartir con vosotros las reflexiones que nos ha inspirado este acto, más allá de lo protocolario.

 

En el acto se reconoció el esfuerzo que las empresas hacen para adecuar su actividad a factores legales y de responsabilidad social ambiental; y se hizo de dos formas:

  • manifestando ese reconocimiento expresamente a cada una de las organizaciones de la región integradas en el registro EMAS
  • y haciendo lo propio con cada una de las empresas que habían obtenido su Autorización Ambiental (Integrada) a lo largo de 2016

Más allá del “cómo”, lo que importa es el “por qué”: que una administración haga visible la positiva influencia de las empresas en la mejora medioambiental del territorio, es todo un hito digno de encomio. Que reconozca que esa influencia es fruto de un esfuerzo no pequeño de las personas que hay detrás de esas organizaciones, es de agradecer.

Si pensamos en el “como”, parece claro que el EMAS, que es un instrumento voluntario de mejora ambiental y transparencia, debe ser objeto de reconocimiento y difusión. Y más en una región en la que solo 21 organizaciones cuentan con ese distintivo, lo que hace preciso denodados esfuerzos de comunicación para incrementar esa cifra y para aplaudir a los que han sumido ese reto.

He de reconocer, sin embargo, que, en primera instancia, me llamaba la atención que se quisiese felicitar a las empresas el haber obtenido su Autorización Ambiental Integrada, cuando ello es un requisito legal inexcusable para ejercer su actividad; o sea, algo por lo que han de pasar.

Pero en la reflexión sobre el acto que hicimos algunos empresarios a la finalización del mismo, encontramos el sentido a esa felicitación, en unas palabras de cierre de la jornada que pronunció el Consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones. En ellas (y no cito literalmente, sino que interpreto) convenía en que el trámite de obtención de la AAI es un camino muy complicado  y farragoso, un pequeño calvario para las empresas (y a menudo también para el equipo técnico de la Consejería), y un proceso largo y lleno de obstáculos. Obstáculos que la Consejería intenta rebajar, pero que están ahí.

Y dio en el clavo: las empresas merecen el reconocimiento por dedicar unos recursos copiosos en tiempo y dinero a cumplir con exigencias legales, muchas razonables (aunque no todas y no siempre); y por el riesgo que asumen al plantear sus proyectos de crecimiento con horizontes de 2 a 3 años en este mundo cambiante, en el que cada mes importa.

Pero lo que más me llamó la atención de la jornada, fue el “cuánto”: cuántas personas del mundo empresarial estaban dedicando su valioso tiempo a estar presentes en un acto simbólico; y cuántas personas de la Administración había optado por dejar sus despachos una mañana para acompañar a esos empresarios y estrechar unos lazos que a veces el día a día tensiona.

Estimo que en la sala había casi 200 personas de numerosas instituciones, que aplaudieron la entrega de placas a empresarios (74 entidades, 70 de ellas empresas), representando en cierta manera a todos. Y eso da idea de la trascendencia real que este tipo de reconocimientos tiene para todos: para la Administración, que se pone en el lugar de las empresas; para éstas, que encuentran un aplauso al final de un camino que no ha sido fácil; para todos, que quieren transmitir a la sociedad que las empresas están ahí también para colaborar en eso tan complejo que llamamos “sostenibilidad”

img_20161219_14253520161219_114159-2Entre los homenajeados, por cierto, debemos mencionar a muchos de los clientes de AmbiИor, que recibieron esos merecidos galardones: Laboratorios SYVA, ILUNIÓN, BIOTRAN, la Central Térmica de Compostilla, el Ayuntamiento de Ponferrada, SERTEGO, Valvení o IBERDROLA: muchas organizaciones que han contado con nosotros para sus proyectos de mejora, y de las que tenemos constancia, en primera persona, que son merecedores de ese esfuerzo que hoy la Junta de Castilla y León ha venido a reconocer.

Felicidades a todos, empresas y Administración, por esta iniciativa.

Y gracias también a los ponentes, que aportaron una visión positiva sobre la integración del factor ambiental en el desarrollo social y empresarial. Particularmente nos gustó el planteamiento de Mercedes Gutiérrez, de IKEA Ibérica, sobre la necesidad de “ir a por todas”: de fijar objetivos “del 100%” como vía para alinear a todos en una misma dirección: empresa, empleados, clientes y entorno social. De hacer primero e involucrar después. Y sobre lo que mueve a las personas (en España la solidaridad y la integración social) hacia el compromiso medioambiental; y lo que las empresas pueden hacer para responder a ese compromiso.

Algunos enlaces que consideramos de interés sobre este particular y las empresas reconocidas:

  1. http://www.comunicacion.jcyl.es
  2. http://www.ikea.com/
  3. http://www.syva.es/
  4. http://reciclado.ilunion.com/
  5. http://www.biotran.com/
  6. https://www.endesa.com/es.html
  7. http://www.sertego.es/
  8. https://www.iberdrola.es/

Los comentarios están cerrados.