El 15 % de la superficie de Castilla y León se declara Zona Vulnerable a la contaminación de las aguas por nitratos

09 Jul2020

Desde ahora, el 15 % de la superficie de Castilla y León se declara Zona Vulnerable a la contaminación de las aguas por nitratos. El pasado 30 de junio, se publicó, el DECRETO 5/2020, de 25 de junio, por el que se designan las zonas vulnerables a la contaminación de las aguas por nitratos procedentes de fuentes de origen agrícola y ganadero, y se aprueba el Código de Buenas Prácticas Agrarias, mediante el cual la Junta de Castilla y León aumenta de manera significativa las áreas declaradas como zonas vulnerables a la contaminación por nitratos.
ZonaVulnerableNitratos_Mapa

Fuente: Junta de Castilla y León

El Decreto 5/2020, de 25 de junio, declara 24 zonas vulnerables frente de las 10 zonas que fueron declaradas por su norma antecesora (Decreto 40/2009), derogada por esta nueva normativa.

Las 24 zonas vulnerables declaradas comprenden 387 municipios y más de 14.414 Km cuadrados, protegiéndose mediante esta figura el 15% de la Comunicad y el 20 % de su superficie agraria.

Las zonas declaradas vulnerables, no incluyen únicamente los municipios en los que se han detectado niveles de nitratos en las aguas, superiores a los umbrales legalmente establecidos, sino que incluyen además aquellos municipios en los que se han detectado indicios de contaminación o en los que, por su localización, se prevé que existe riesgo de afección.

A través de este Decreto se aprueba, además, el Código de Buenas Prácticas Agrarias, que constituirá un marco de referencia para el desarrollo sostenible de la actividad agropecuaria, y por tanto pone a disposición del sector agropecuario la información necesaria para que su actividad se realice de un modo racional y sostenible, manteniendo las buenas condiciones edáficas, mejorado la productividad de los cultivos y adoptando las medidas preventivas necesarias frente a la contaminación de las masas de agua subterráneas por nitratos, ya que la causa principal de ésta es la intensificación de la agricultura y la ganadería.

Las directrices recogidas en este Código serán de obligado cumplimiento para aquellas explotaciones que se localicen en zonas declaradas vulnerables, y se concretarán a través de programas de actuación específicos para cada zona, que serán elaborados y aprobados por la Junta en el plazo de un año.

No obstante, en tanto estos programas de actuación no sean aprobados, la explotaciones incluidas en el las zonas declaradas vulnerables deberán cumplir el programa de actuación aprobado mediante Orden MAM/1536/2010, de 5 de noviembre.

El Código de Buenas Prácticas Agrarias, está estructurado en 18 apartados, y aborda aspectos de esencial importancia, entre los que destacan:

  • Tipos de fertilizantes nitrogenados y comportamiento del suelo como receptor
  • Aspectos fundamentales de la fertilización con nitrógeno de origen orgánico
  • Formas de aplicación de los fertilizantes nitrogenados
  • Periodos de aplicación en función de los tipos de cultivos
  • Directrices para la fertilización en terrenos inclinados o cercanos a cursos de agua, destinadas a reducir la pérdida de nitratos por lixiviación y a reducir el riesgo de contaminación de las masas de agua.
  • Directrices para el diseño y capacidad necesaria de las estructuras y depósitos para el almacenamiento de estiércol
  • Directrices para evitar la contaminación de las aguas debido a la escorrentía y a la lixiviación en los sistemas de riego

Las directrices incluidas en el Código, constituirán un marco de referencia para el desarrollo de una agricultura sostenible en nuestra región, si bien su aplicación no será obligatoria, salvo para aquellas explotaciones agrícolas y/o ganaderas que se desarrollen en alguno de los 387 municipios incluidos en las zonas vulnerables declaradas por el Decreto 5/2020.

Los agricultores afectados deberán elaborar planes de fertilización que tengan en cuenta todos los aportes de nitrógeno que tiene el cultivo, debiéndose cuantificar el aporte de nitrógeno de las aguas de riego, de los restos de cosechas anteriores o de anteriores aportes, etc., al objeto de aportar la dosis de nitrógeno necesaria, para evitar los excedentes, que bien por escorrentía o bien a través de infiltración acaban llegando a las masas de agua y provocando su contaminación.

ZonaVulnerableNitratos_FotoLas restricciones y medidas aplicables en estas zonas obligarán a modificar los planes de aplicación de deyecciones de las explotaciones ganaderas, que requerirán entre otras cosas, de superficies de cultivo más amplias para la aplicación de los estiércoles, así como de estructuras de mayor capacidad para el almacenamiento de las deyecciones en la propia explotación.

La ganadería en Castilla y León ha evolucionado en las últimas décadas, hacia una intensificación y concentración de explotaciones en áreas concretas, esta situación ha provocado que a lo largo de los años se haya realizado una fertilización excesiva de las tierras de cultivo utilizadas tradicionalmente por las granjas como único sistema de gestión de sus deyecciones.

La protección de las masas de agua en las zonas vulnerables, debe acompañarse de medidas que favorezcan la implantación y desarrollo de sistemas de gestión de deyecciones alternativos a la fertilización agrícola, tales como plantas de aprovechamiento de biogás que optimizarían la eficiencia energética de las granjas, aumentando su rentabilidad y reduciendo la emisión de gases de efecto invernadero.

En www.ambinor.com puedes encontrar buena parte de nuestras referencias, en asesoramiento legal y administrativo en los trámites de obligaciones de información derivadas de la gestión de los residuos, de puesta en marcha de instalaciones, tramitación de modificaciones de actividades autorizadas, trámites de revisión y adaptación a las Mejores Técnicas Disponibles y elaboración de Análisis de Riesgos Ambientales. Si tienes cualquier consulta al respecto, estaremos encantados de atenderte.

Los comentarios están cerrados.