Nueva normativa que regula la modalidad de Camping en Castilla y León.

22 Jun2017

Camping5EEl pasado lunes 19 de junio de 2017 se publicó en el Boletín Oficial de Castilla y León una normativa que estábamos esperando desde hace tiempo, el DECRETO 9/2017, de 15 de junio, por el que se regulan los establecimientos de alojamiento en la modalidad de Camping en la Comunidad de Castilla y León, el cual entrará en vigor a los veinte días de su publicación.

En AmbiNor estamos apoyando la tramitación de un camping en el municipio de Béjar, Salamanca, en el cual actualmente no hay ninguna instalación de alojamiento similar. Este nuevo camping, para el cual ya hemos realizado su correspondiente Estudio de Impacto Ambiental según lo establecido por la Ley 21/2013 de Evaluación Ambiental, se ubicará en una Reserva de la Biosfera, una de cuyos ejes estratégicos de desarrollo pasa por la diversificación económica. La instalación se plantea dentro del modelo de Turismo Sostenible/Ecoturismo, en un entorno natural y paisajístico privilegiado que permite el desarrollo de actividades de turismo de naturaleza y activo, próximo a la Sierra de Béjar.

Dado el carácter novedoso de esta normativa, hemos realizado el correspondiente análisis de los nuevos requisitos que pueda implicar este decreto y comprobado que el proyecto que  tramitamos da cumplimiento a lo establecido en el miso.

Por ello queremos compartir un análisis del DECRETO 9/2017, y los cambios que se presentan con respecto a la normativa que regía anteriormente el sector del turismo de camping en Castilla y León, que se había quedado obsoleta.

 

Este decreto da respuesta a la Ley 14/2010, de 9 de diciembre, de Turismo de Castilla y León, la cual regula en los artículos 38 y 39 los establecimientos de alojamiento en la modalidad de Camping. Hasta la fecha la normativa se encontraba recogida principalmente en el Decreto 168/1996, de 27 de junio, de regulación de los campamentos de turismo, por lo que se requería una adaptación a las nuevas necesidades del sector y a la vez promover la calidad y excelencia del turismo como estrategia de futuro tal y como propugna la Ley 14/2010.

Entre las modalidades de turismo que regula la citada ley, los campings eran una materia pendiente en poner al día hasta ahora, y aún queda la modalidad de albergue en régimen turístico para completar el desarrollo de la Ley 14/2010  de Turismo de Castilla y León.

El contenido del decreto se estructura en cinco capítulos, con 53 artículos, tres disposiciones adicionales, una disposición transitoria, una disposición derogatoria y dos disposiciones finales.

Las novedades principales que aparecen en este decreto son las siguientes:

  • En el capítulo I, referido a Disposiciones Generales, se regula el objeto y se delimita su ámbito de aplicación. Tal y como se define en el artículo 39 de la Ley 14/2010, los campings se clasificarán en cinco categorías y se identificarán con una «C» y estrellas por el sistema asociado al determinado nivel de calidad de las instalaciones, equipamientos y servicios del camping. Como novedad se recoge la posibilidad de que existan campings destinados en exclusiva para autocaravanas. Otro cambio con respecto a la normativa anterior es división de tres zonas diferenciadas: una zona de acampada con parcelas para la ubicación de tiendas de campaña o remolques habitables, una zona de acampada para alojamientos tipo casa móvil o bungaló y una zona sin parcelar para pequeñas tiendas de campaña.

Anteriormente en el Decreto 168/1996, el capítulo primero establecía una serie de criterios sobre dónde no podían instalarse campings, basado en distancias mínimas a lugares como por ejemplo en el entorno de Bienes de Interés Cultural, depuradoras o viales. Este artículo desaparece y queda simplemente definido en el Artículo 8 lo siguiente: “los campings sólo podrán instalarse sobre suelo donde su uso sea autorizable, en los términos de los instrumentos de planeamiento de la normativa urbanística de aplicación y conforme a los procedimientos establecidos en ellos, sin que resulte posible en áreas amenazadas por cualquier tipo de riesgo natural o tecnológico, o sujetas a prohibiciones, limitaciones o servidumbres públicas.”

 

  • En el capítulo II se regulan los requisitos que deben cumplir los establecimientos de alojamiento en la modalidad de camping. Una novedad principal es el aumento de los viales interiores de sentido único, de 3 metros que se regulaban anteriormente a 3,5 metros que establece el nuevo decreto. En cuanto a la instalación eléctrica se establece un mínimo de 600 vatios por parcela y día, algo que no estaba propiamente definido anteriormente.

Otra novedad más con respecto a la derogada normativa, de acuerdo con el artículo 24, es la obligatoria existencia de una sala de primeros auxilios, debidamente señalizada además de mediante el correspondiente pictograma internacional, de forma textual, al menos en castellano e inglés. Dicha sala debe contar con un botiquín situado en lugar visible y debidamente señalizado, dotado de material sanitario adecuado y suficiente para asistir las emergencias más comunes hasta la llegada de los servicios sanitarios.

 

  • El capítulo III desarrolla las cinco categorías, que se identifican con estrellas (cinco, cuatro, tres, dos y una), señalando los requisitos que deben cumplir las instalaciones, equipamientos y servicios para cada una de estas categorías. La clasificación en cinco categorías se ha incorporado al artículo 39 de Ley 14/2010, de 9 de diciembre, con la modificación que se ha aprobado por la Ley 7/2015, de 30 de diciembre, de Medidas Tributarias. Esta modificación se ha producido como consecuencia de los acuerdos con otras Comunidades Autónomas para homogeneizar el desarrollo de la normativa turística.

 

  • En el capítulo IV Régimen de acceso y ejercicio de la actividad de alojamiento en la modalidad de campings, se establece, entre otros contenidos, el mecanismo de la dispensa de requisitos y la declaración responsable de inicio de la actividad; la actuación administrativa de comprobación, así como las modificaciones, cambios de titularidad y cese de la actividad turística. Este capítulo incorpora las previsiones del Título III de la Ley 5/2013, de 19 de junio, de Estímulo a la Creación de Empresas en Castilla y León, al suponer una clara reducción de las trabas y de las cargas administrativas, mediante los instrumentos jurídicos antes referidos.

 

  • El capítulo V establece el Régimen de funcionamiento de los campings, recogiendo aspectos relativos a la prestación de servicios, información al cliente, normas de funcionamiento y regula la posibilidad de elaborar un reglamento de régimen interno. Este capítulo también normaliza el régimen de reservas, las condiciones de alojamiento y qué información debe estar al servicio del público, entre otras cuestiones. Prácticamente todo este capítulo podría considerarse novedoso con respecto a la normativa que existía anteriormente, adaptándose mejor a la actualidad en el sector del turismo.

El contenido del decreto se completa con tres disposiciones adicionales relativas al cumplimiento de otra normativa sectorial, a la explotación conjunta de otro tipo de establecimientos y a los servicios de restauración. Además el decreto incluye una disposición transitoria en la que se regula el régimen de adaptación de los campings de turismo existentes a la entrada en vigor del decreto; una disposición derogatoria, y dos disposiciones finales, referidas, la primera, a la facultad atribuida a la Consejería competente en materia de turismo para dictar las disposiciones necesarias para la aplicación y cumplimiento del presente decreto; y la segunda, referida a la entrada en vigor.

Por último el decreto incorpora un Anexo que regula los distintivos identificativos de los campings.

Los comentarios están cerrados.