Actualización de las Autorizaciones Ambientales Integradas: Adaptación a las Mejores Técnicas Disponibles

27 Nov2017

MTD_AmbiNorLa conocida como Directiva IPPC (Directiva 96/61 del consejo, de 24 de septiembre, relativa a la prevención y al control integrados de la contaminación) introdujo el concepto de Mejores Técnicas Disponibles (MTD), entre otros conceptos relevantes que supusieron una reformulación de los regímenes de intervención administrativa existentes hasta el momento.

De manera muy sucinta, la directiva define las MTD como las técnicas y tecnologías más eficaces y avanzadas para alcanzar unos altos niveles de protección ambiental que sean aplicables en el contexto en el que la instalación industrial se encuadra, entendido como condiciones económicas, el ratio coste-beneficio esperable y las posibilidades de implementación dentro de unas condiciones razonables.

La aplicación de las MTD en cada uno de los sectores sirve para definir los valores límite de emisión exigible a las diferentes instalaciones, sin que suponga la exigencia de poner en marcha una solución técnica o tecnológica específica y considerando los aspectos diferenciales de las instalaciones, tales como su implantación geográfica u otras condiciones locales.

Se pretende, en definitiva que la autoridades ambientales impongan una serie de condicionantes de operación a las actividades con un poder de repercusión ambiental más elevado tendentes a la minimización de la contaminación, considerando los efectos a larga distancia y que se garantice un nivel elevado de protección del medio ambiente en su conjunto.

Bajo esta perspectiva, con la publicación de la Directiva 2010/75/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 24 de noviembre de 2010 sobre las emisiones industriales (prevención y control integrados de la contaminación) se produjo una revisión del marco general para el control de las actividades con mayor potencial contaminante, basado en la actuación en origen y en la gestión efectiva de los recursos en el contexto en el que cada una de las actividades se desarrolla.

Esta directiva fue traspuesta parcialmente a derecho interno mediante el Real Decreto 815/2013, de 18 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento de emisiones industriales y de desarrollo de la Ley 16/2002, de 1 de julio, de prevención y control integrados de la contaminación, donde se recogen entre otros aspectos, nuevos requisitos de control para ciertos tipos de instalaciones de combustión.

La Directiva 2010/75 ha venido a concretar la obligación ya apuntada por la Directiva IPPC, en lo relativo a la obligación de que las prescripciones definidas en las MTDs habrían de ser revisadas de cara a adoptar las novedades y los avances técnicos aplicables.

A modo de desarrollo de esta Directiva 2010/75, en los últimos años se han venido aprobando instrumentos normativos de desarrollo, en forma de Decisiones, que son directamente vinculantes, destinadas a sectores industriales diversos tales como:

  • 2013:
    • fabricación de cemento, cal y oxido de magnesio
  • 2014:
    • curtido de cuero y de pieles
    • refino del petróleo y gas
    • pasta, papel y cartón en 2014
  • 2015:
    • tableros de madera
  • 2016:
    • metales no ferrosos
    • sector químico
  • 2017:
    • cría intensiva de aves de corral o cerdos
    • grandes instalaciones de combustión

En estas Decisiones de ejecución de la Directiva, se concreta para cada uno de los sectores afectados, las MTDs a considerar, los nuevos requisitos en materia de limitación de emisiones contaminantes y de metodologías y frecuencias de control y monitorización e incluso de eficiencia en algunos casos.

El plazo establecido para que las actividades afectadas existentes se adapten a estas disposiciones es de 4 años desde su publicación, si bien muchas comunidades autónomas están solicitando ya a las empresas afectadas que planteen la forma en la que se va adaptar a las prescripciones derivadas de las nuevas MTD que se van aprobando.

En este sentido, en AmbiNor estamos colaborando con diversas actividades industriales afectadas (sector químico, producción de energía, etc.) para efectuar un análisis global de procesos y operaciones, de cara a justificar su grado de cumplimiento de las prescripciones impuestas en las MTD que resultan de aplicación.

También en los casos en los que aún se está en proceso de alinearse con ellas estamos trabajando para definir la programación precisa para su cumplimiento dentro del plazo fijado.

En muchas ocasiones, las nuevas prescripciones van a suponer modificaciones, en algunos casos sustanciales, de las autorizaciones ambientales integradas de las actividades afectadas.

No dude en contactar con nosotros sin compromiso!

No hay comentarios todavía.

Deja una respuesta